Mi vida sin shampoo

Jo de mi Corazón

Compartir

Compartir

Guardar Articulo

En enero del 2015 me encontré en Santiago de Chile con mi prima Christine para hacer un viaje a San Pedro de Atacama y cruzar a Bolivia al Salar de Uyuni. Ella, había decidido hace un año dejar su exitoso trabajo corporativo en Canadá para dedicarse a viajar por un año por el mundo. ¡Fue en ese viaje que escuché por primera vez que no era necesario usar shampoo! Me contó cómo en sus viajes mochileros había lugares en los que no era posible lavarse el pelo de la manera habitual; me dijo que al pasar la segunda semana el pelo estaría con apariencia más grasa que de costumbre pero una vez pasara ésta etapa, el pelo se vería normal. Así es que decidí probarlo aprovechando el viaje pues ¡me producía terror probarlo mientras estuviera trabajando!

¿Lees los componentes de las etiquetas? ¿Los puedes pronunciar? ¿Sabes qué son y qué efectos tienen en tu organismo?

La piel es el órgano más extenso que tienes y absorbe no solo las vitaminas y nutrientes, sino los químicos y sustancias tóxicas que le pones. ¡Haz el ejercicio!

Nuestra piel y cuero cabelludo, producen aceites naturales necesarios para su preservación, por lo que no tiene sentido quitarle todos los días sus aceites para luego ponerle otras sustancias químicas que cumplan su función.

Mi mayor temor era el del mal olor; primero porque soy muy sensible a los olores; no soporto los malos olores (como todos, creo) y segundo, trabajo muy cerca de las personas por lo que ¡oler mal me da pánico; fue una de las razones por las que dejé de fumar!

Dejé el shampoo por completo y solamente utilizo mascarillas para proteger el color, pues me tiño el pelo, ¡y claro! cuándo me lo pintan me lo lavan con shampoo. Además de las mascarillas he utilizado diferentes aceites; coco, ajonjolí y almendra dulce.

Sé que hay alternativas como el vinagre de sidra de manzana con el bicarbonato de sodio, la arcilla (Gasshoul) y el cepillado. Yo como tengo el pelo corto y crespo me lo mojo todos los días y me aplico aceites; es todo lo que necesito. Algunas veces cuando siento algo de olor me lavo el cuero cabelludo con un poco de jabón suave libre de jabón.

Este año conocí en México unos productos ecológicos y naturales ¡que amo! Son shampoos y acondicionadores en barra (como jabones) hechos con aceites esenciales e ingredientes naturales, que huelen delicioso.

Están hechos a base de una infusión maestra de caléndula, romero, aguacate, toronjil que fortalecen el folículo y son estimulantes del crecimiento del cabello. Hay 3 tipos de shampoo y un acondicionador:

Cabello normal, contiene infusión maestra y polvos de betabel (remolacha), pétalos de rosa y aceite de jojoba (fortalece y lo mantiene sano).

Cabello Maltratado está hecho a base de infusión maestra, aceite de argán, manteca de karité, aceite de coco, cocoa, carbón activado y menta.

Cabello graso a base de cítricos, calêndula, moringa, té verde, romero y cúrcuma.

Acondicionador está hecho a bade manteca de karité, aceite de coco, aceite de argán y pétalos de rosa. Éste último yo lo uso después de la ducha y me lo dejo puesto, a manera de crema para peinar (ideal para los rizos).

 

 

La tienda se llama Amor Bonito

La encuentras en Facebook y mesenger como @AmorBonito.EcoTienda