¿Por qué tengo mala relación con mi cuerpo?

Por: Natalia Hoyos

Todo en nuestra vida se afecta por esta relación que tenemos con nosotras mismas y que reflejamos desquitándonos con nuestro cuerpo ¿De dónde aprendimos a rechazarnos y a odiarnos tanto? ¿Qué hicimos tan mal para llevarnos a nosotras mismas a vivir así? ¿Es así como merecemos vivir? Ese amor que buscamos no se encuentra afuera, nada ni nadie lo va a llenar, empieza dentro de ti y se empieza al reconocer que eres mucho más que la forma de tu cuerpo. Mi nombre es Natalia Hoyos, soy coach, terapeuta y formadora especialista en reprogramación mental, hipnosis, creación de hábitos y manifestación (creación de mejores resultados). Hoy vengo a contarte por qué tenemos mala relación con nuestro cuerpo, de dónde viene y cómo podemos trabajar en esto.

Primero hablemos de qué es una relación. Una relación, es la conexión que se tiene entre dos, o más cosas/personas, de ese modo cuando hablamos de la relación con mi cuerpo hablamos de la conexión que tenemos con él. La unión que tenemos con nuestro cuerpo no viene realmente de cómo se ve, sino más bien de cómo yo lo veo a él y muchas veces como lo veo es como creo que soy, creando una identidad respecto a la forma de mi cuerpo; esto quiere decir que si mi cuerpo es delgado, automáticamente pienso que soy flaca; que si mi cuerpo es alto o bajo pienso que soy así y no eso, no soy yo, es simplemente la forma de mi cuerpo.
 

Sin embargo, lo que hace que yo lo rechacé es la percepción o creencia que tengo de que una forma es fea o bonita, de que algo es malo o bueno; es ahí donde está el problema en la relación con mi cuerpo. Si mi cuerpo es delgado y yo digo SOY delgada, y ser delgada dentro de mi mente es malo, porque así lo aprendí, porque así me lo enseñaron, porque así lo vi en mi familia y en el entorno o cultura donde nací, entonces yo siento que hay algo mal en mí y que tengo un defecto; esto genera que yo rechacé mi propio cuerpo, que resulte una amenaza para mí por su forma, porque gracias a que es delgado me van a ver más fea, me van a juzgar, me van a señalar o voy a ser menos que alguien que es más acuerpada.  Entonces, me desvalorizo, me siento mal conmigo y eso hace que yo trate mal a mi cuerpo. Pero, ¿Por qué? Porque salen a flote muchos sentimientos, cuando nos sentimos amenazadas esto pasa. Sin embargo, se convierte en una cadena, cada vez es más grande y en lugar de solucionar mi conflicto que es "quiero ser bonita, (desde mi creencia de lo que es lindo) quiero que me reconozcan, quiero ser aceptada" estoy aumentando mi miedo, "no quiero ser menospreciada o no querida por ser delgada"; me lo hago yo misma cuando estoy rechazándome u odiándome y estoy haciendo conmigo lo que no quiero que otros hagan. 
 

También te puede interesar

Como puedes ver, esta relación es como la relación que tenemos con otras personas, depende de las expectativas que tenga de esa persona, de mis niveles de vacío que tenga (en terapia les llamamos carencias internas), depende de cuanto necesito que el otro haga por mí lo que yo no puedo hacer por mi misma, que me dé lo que me falta o nunca recibí, me dé lo que yo no tengo y el éxito en la relación depende de cuanto esa persona hace lo que yo quiero o no; si no lo hace es conflictiva, si lo hace soy feliz, esto hablando de cuando nos relacionamos desde el miedo. 
 

Así que, con nuestro cuerpo si no es como yo quiero que sea (alta, baja, delgada, más gruesa, sin celulitis, sin estrías, tonificado, sin piel, con más piel) porque siento que así me van a amar más, porque yo me odio, yo no me siento amada, yo me rechazo y necesito buscar el amor fuera de mí. Entonces, mi relación con él es nefasta, deberías de cambiar, deberías de ser más delgada, gruesa, sin celulitis, sin imperfecciones, sin estrías, sin granos, mis labios más grandes, más pequeños, más baja, más alta... una inconformidad interminable que finaliza en violencia o maltrato a nosotras mismas, por qué somos nosotras quienes sentimos este cuerpo. Somos quienes experimentamos las consecuencias de cómo nos comportamos con él, de cómo pensamos y lo que sentimos cuando no es externo a nosotras, viven en nosotras. Lo experimentamos segundo a segundo creando nuestro estado de ánimo, concepto propio, nos da ciertos niveles de energía, seguridad, nos comportamos en coherencia a cómo nos vemos, esto afecta directamente nuestros niveles de autoestima y eso a nuestros resultados.


En este punto muchas de las causas por las que tenemos una mala relación con nuestro cuerpo es porque no podemos ver el verdadero valor que tiene en nuestra vida. Creemos que el valor se basa únicamente en el aspecto físico, en la forma, en las características físicas o estéticas que realmente son valores añadidos a lo que realmente es importante que es nuestro organismo, el poder comunicarnos, comer, vivir, andar, movernos, tener un corazón que late, un estómago que funciona, crear aquello que imaginamos y experimentar la vida. Sin él no existiríamos, no podríamos estar aquí, estamos un poco confundidas en ese aspecto, nuestro cuerpo es MUY VALIOSO; pregúntaselo a quién perdió la capacidad de ver, caminar, hablar, alguien que perdió un brazo, una pierna, una mano y ya no puede escribir, preguntale a alguien que perdió un órgano o su salud. 


Cuando nosotras nos hacemos conscientes de esto, empezamos a valorarlo y cuando nos ENFOCAMOS, en lo mejor de él, en cambiar nuestras ideas y darnos cuenta de que hay mujeres trosudas, gorditas, flacas, bajitas, medianas, y todas son hermosas; todas tienen cualidades especiales, ahí empezamos a cuidar de él. Entonces, nos ejercitamos, alimentamos mejor, descansamos más, lo consentimos, nos vestimos lindo, nos arreglamos y damos cariño desde ese valor que le tenemos a cada una de nuestras partes.. Desde ahí, mágicamente empezamos a brillar y a lucir más bellas sin haberlo buscado, nos preguntan qué te hiciste y realmente lo único que hiciste fue amarte y valorar lo que la vida, la naturaleza, Dios, la consciencia suprema, el todo o como tú le quieras llamar, te dio como recurso para vivir aquí en la tierra. 
 

TODO EL ÉXITO EN LAS RELACIONES ES CUESTIÓN DE PERSPECTIVA, desde qué punto lo estoy mirando, desde dónde me estoy conectando, ¿Desde el vacío?, ¿La carencia? ¿O desde el amor? Pregúntate, ¿Qué tipo de relación quiero construir con mi cuerpo? ¿De qué manera me puedo hablar, tratar, comportar para crear esta relación? ¿Qué cosas me digo que destruyen esta relación? ¿Por qué pensamientos o palabras más bonitas lo puedo reemplazar cuando aparezcan? ¿Cómo me siento cuando lo trato bien? ¿Cómo me siento cuando lo trato mal? ¿De qué manera me quiero sentir la mayoría del tiempo? Si respondes estas preguntas sabrás el inicio para vivir el proceso de RE CONEXIÓN AMOROSA CON TU MARAVILLOSO CUERPO. Vale la gloria hacerlo, pues eres tú quien experimentarás los magníficos beneficios de vivir en un cuerpo que amas y respetas. Tú ERES más que tu cuerpo, pero sin tu cuerpo tú aquí no puedes vivir, agradécele y cuídalo.
 

Además, otro punto es ¿Qué es lo que tanto te disgusta de ti? ¿Qué te ha llevado a querer desconectarte de tus emociones, de tu sentir?, ¿Qué haces que realmente no es coherente contigo?, la relación con tu cuerpo es un reflejo de la relación contigo, es un reflejo de los aspectos en los que te sientes insuficiente. Yo he tenido muy mala relación con mi cuerpo, durante muchos años luche con él, lo sometía a extensas horas de entrenamiento y dietas restrictivas para cambiarlo, jamás me vi suficiente, jamás pensé que estaba bien. Elegí transformarlo y es un hábito que debemos crear día a día desde la consciencia, pues constantemente somos bombardeadas por mensajes que nos llevan a tratarnos así y a sentir que no somos suficientes; y en este punto no me refiero a que cuidar de él o querer lucir hermosa o mejor este mal, ¡Jamás! Esto es muy importante y es maravilloso hacerlo, es importante identificar desde qué lugar lo hacemos, desde cómo nos queremos sentir y ver a nosotras mismas respecto a lo que pensamos que somos de acuerdo a cómo nos comportamos y cómo tratamos; o lo hacemos porque nos odiamos y rechazamos, a manera de castigo. Cambia por completo la dinámica interna y los resultados secundarios. 

Sin embargo, esto es programación y te afectará en el nivel que tú elijas creer que esta es la verdad. Lo cierto es que la belleza va mucho más allá del aspecto físico, una mujer puede ser muy bella, pero esto no significa que es amada, valorada, respetada y querida, puede vivir y ser completamente sexualizada o incluso tratada como una muñeca sin alma. Ten en cuenta que un hombre puede estar con una mujer bella, pero si esta mujer no tiene cualidades especiales, no la amará, no crearán una conexión entonces realmente lo que importa al final es quién eres como persona. El empaque llama la atención, tal vez da el impulso a dar el primer paso por su aspecto, pero lo que hace que alguien decida es lo que la otra persona lleva dentro. 

 

Conozco mujeres que no tienen mucha belleza física (visto desde los estereotipos) pero que son completamente amadas por su pareja, la ve hermosa y ella se siente hermosa. Esto pasa por que estas mujeres se aman, pueden reconocer su valor y expresarlo, son mujeres con carácter y eso incluso las hace ver más hermosas y brillantes externamente sin necesidad de tener un cuerpo "perfecto según a lo que la sociedad llama perfecto" porque realmente TODOS LOS CUERPOS SON PERFECTOS. Desde ese amor y aceptación es que nosotras mismas le permitimos tomar la forma más saludable y su mejor versión, cuidándolo y respetándolo. 
 

Así que realmente lo que importa es lo valioso que hay en ti, es lo que se expresará en tu fisiología en cuanto lo reconozcas, lo veas y lo aprecies; y eso será lo que realmente las personas valorarán de ti. Hay mujeres muy sabias, inteligentes, creativas que toman ventaja de esas virtudes y se muestran desde esa autenticidad; eso lo que hace que brilles y seas especial, es eso lo que hará que te vean y te valoren desde que TU LO HAGAS CONTIGO. Si tú te amas y te aprecias, no tendrás manera de tratar mal a tu cuerpo, ni sería parte de tu protocolo pararte frente al espejo a tratarte mal, si tú sabes y reconoces lo valiosa que eres, tu cuerpo también será importante y valioso para ti por lo que es.

 

EL AUTO ESTIMA ES EL AMOR QUE SIENTO POR Mí, ese amor viene de que tan cerca me siento de mí yo ideal, qué concepto tengo de mí y de lo que soy, lo cual me hace tener una sensación de valía o de valor. Cuando tenemos una mala relación con nuestro cuerpo estamos desvalorizadas, sentimos, pensamos que no somos valiosas, no podemos ver y reconocer lo mejor de nosotras, puesto que estamos enfocadas en LO QUE NO NOS GUSTA. Toda nuestra atención y certeza está puesta en que "somos todo eso negativo que pensamos que somos", pues nos comportamos en coherencia y lo que hacemos es reforzar estas ideas que aumentan el bajo autoconcepto, nos alejan de nuestra yo ideal, que aumentan el desprecio por nosotras mismas y dañan nuestra estima.

 

¡Ojo! Si no te gusta una parte de tu cuerpo no significa que tengas una mala relación con esté. No te tiene que gustar todo tu cuerpo, todas tenemos partes que no nos fascinan, tienes mala relación con tu cuerpo si te maltratas por tener esa parte que no te gusta y te olvidas de todas las que sí. Si te acomplejas, si te avergüenzas por esa parte de tu cuerpo, estás teniendo una mala relación con él. La transformación está en aceptarla, si puedes tratar de mejorarla, hazlo, no te quedes en el problema, no tiene de malo hacerlo. Existen muchas maneras en que se puede hacer siempre y cuando no sea desde el rechazo, el odio, sino desde la inspiración y el enfoque en cómo te quieres sentir y si no tiene mejora, acéptala y enfócate en lo que si te gusta, en lo mejor de ti, en tus cualidades y resalta esas cualidades. Tu seguridad no depende de la forma de tu cuerpo, sino de cómo tú te sientes dentro de él.

 

Esa relación negativa viene de no sentirte amada, valorada, aceptada y querida por tu figura de afecto cuando eras pequeña, de sentirte rechazada, abandonada, no reconocida, apreciada, insegura o inestable en tus conexiones principales. Esto no significa que esa persona no te quiso, no dio lo mejor o fue mala, significa que así lo viviste y lo percibiste tú, lo cual te hizo pensar "si mi mamá está trabajando es porque no le importo, eso significa que no soy valiosa, no soy importante, no me ama". Cuando realmente tal vez no era así, le importabas mucho y quizá estaba haciendo un gran esfuerzo por trabajar y darte lo que ella creía era lo mejor para ti, sin saber realmente que lo que necesitabas era tenerla a ella a tu lado. Este es un ejemplo de mil que pueden pasar como "me comparaban con mi hermana por su físico, pensé y sentí que no era amada por cómo era físicamente y que a ella la querían más y que mi valor dependía de cómo me veía". La verdad es que hay muchas posibles causas: abusos sexuales, creencias, experiencias con el cuerpo, lo aprendido en la cultura, los mensajes en películas como las princesas, los estereotipos de las modelos etc... Sin embargo, el origen casi siempre reside en nuestra niña interior y esos primeros vínculos de afecto y autoridad.

 

La base principal para poder empezar a trabajar en esa relación con tu cuerpo es la sanación. 

 

1. El resolver el pasado y los asuntos pendientes que nos generan la percepción o la idea de que no somos valiosas, merecedoras o nos llevan a avergonzarnos de nosotras, heridas de humillación, abandono, rechazo, injusticia, traición y transformar estas interpretaciones que nos generan dolor, resentimiento, por significados e interpretaciones de estas experiencias QUE YA PASARON, QUE PERTENECEN AL PASADO Y QUE SON UN RECUERDO más constructivas para nuestro presente. Identificar qué nos enseñó y qué sabiduría nos puede aportar esta experiencia a nuestra vida y si no nos aportó sabiduría entonces elegir dejarla a donde pertenece al pasado y construir una nueva historia en mi hoy que es la realidad desde la que construimos quienes somos, nuestra autoestima y nuestros resultados futuros entre ellos nuestro físico y salud. 

2. Reconocer mi valor interior, hacer un proceso de autoconocimiento que me lleve a reconectarme conmigo y a darme todo lo que en algún momento necesite y no tuve yo misma, reconstruir mi relación de afecto y la percepción que tengo de mí.

3. Transformar mis hábitos, mi hábito de tratarme, mi diálogo interior, tener actos de amor conmigo, tratar de ser más coherente con lo que quiero, necesito para mí y para mi bienestar

4. Expresarme desde mi valor, pregúntate ¿Cómo sería yo si me sintiera la mujer más valiosa del mundo? ¿Cómo me comportaría? ¿Cómo hablaría? ¿Cómo me vestiría? ¿Cómo trataría a otros? ¿Cómo me presentaría? Y actúa en coherencia, si no te lo crees actúa hasta que se convierta en una realidad, con el tiempo tu mente se lo cree.

5. Cuando tu mente trate de quererte llevar al viejo hábito de maltratarte, nótalo, hazte consciente de cómo te sientes en ese momento, observa que estás haciendo o pensando que te está llevando a sentirte desvalorizada. Observa esos pensamientos sin juzgarlos, puedes apuntarlos para hacerlos conscientes y después déjalos pasar, vuelca tu atención en otra cosa, vuelve a tu centro respira, conéctate con tu cuerpo, agradécele por funcionar para ti, reemplaza estos pensamientos por nuevas ideas que te lleven a reconocerte. 

 

No pasa nada que un día o en un momento te digas cosas negativas, lo que realmente afecta es lo que haces la mayoría del tiempo, lo que te lleva a crear un estado interior; es lo que piensas, sientes y haces el 75%- 80% de tu tiempo, el restante lo tenemos para aprender y evolucionar por medio del error.
ERES MUY VALIOSA Y ESPECIAL, cuando te mires al espejo mira a la niña que fuiste, no te trates como otros te trataron y te lastimó. Mírate a los ojos, mira tu alma y dite te amo, te voy a cuidar y me voy a hacer cargo de ti, desde hoy te voy a amar, respetar, proteger y dar todo lo que necesitas. Escribe en tu espejo mensajes que te conecten con amor, alegría, ponte frases bonitas, reconquístate, recupera el vínculo y conecta con la valentía de hacer los cambios que necesitas en tu vida para estar bien y sentirte cómo te quieres sentir. Mereces ser feliz, viniste a eso, tienes todo lo que necesitas para lograrlo. 

 

Muchas gracias por estar aquí, te mando un abrazo inmenso. Ánimos, eres muy valiosa y SI QUE VAS A LOGRAR RECONOCERLO, no existen las casualidades y por eso llegaste aquí. Si necesitas algún tipo de asesoría, te ayudo a reconectar con tu poder creativo interior para vivir la vida que sueñas; me puedes encontrar en Instagram como @miversionpoderosa @nataliahoyos.coach

 

 

 

 

 

Portada:  Kathe on thin ice

¿Sueles sentirte inconforme con tu cuerpo?

Comentarios:

LO MAS VISTO

Nuestra Misión

Somos un mundo creado para la mujer actual, una fuente de inspiración que nutre la mente, el cuerpo y el alma. Reunimos a todas aquellas personas, marcas y estilos de vida que nos inspiran, motivan y admiramos para impulsarte a encontrar tu valor y poder personal.

Coach, terapeuta y formadora en las 5 inteligencias, especialista en manifestación, re programación mental y creación de habitos.