¡Praga, como vivir un cuento de hadas!

Lala La Multifaria

Compartir

Compartir

Guardar Articulo

Una de mis ciudades favoritas, ciudad medieval con joyas arquitectónicas del gótico, renacentista y barroco mezclada con edificios de colores pastel, detalles de art nouveau y arte moderno.

Esta ciudad llena de historia por la que varios imperios pasaron e hicieron de ella su capital; fue entre otras, capital del Sacro Imperio RomanoCapital de Checoslovaquia (antes y después del régimen comunista)hoy la conocemos como la capital de la República Checa. Se le conoce también como La Ciudad Dorada o El Corazón de Europa, debido a su ubicación privilegiada.

El bello reloj astrológico se encuentra en el corazón de la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga, que también alberga la famosa Iglesia de Nuestra Señora antes de Týn, construida en el siglo XIV. Suspiras al estar ante algo que ha existido durante tantos siglos. 

Cruza el famoso Puente de Carlos del siglo XIV, conecta el casco antiguo de la ciudad con el Castillo de Praga y está adornado con 30 estatuas de estilo barroco. La estatua de Juan Nepomuceno (santo patrón de Bohemia) es notablemente famosa por su placa con el sacerdote cayendo. ¡No olvides frotar la placa, aparte de buena suerte, asegura tu regreso a Praga!

La visita no estaría completa sin ver algunas obras del controvertido artista David Cerny, como la cabeza del escritor Franz Kafka. 11 metros de piezas de cabeza metálica, girando hipnóticamente igual que La Fuente de los Meones al lado del Museo Franz Kafka. ¡Y  si son amantes de la cerveza, aquí es más barata que el agua!