¿Cómo sanar un corazón roto?

Susana Castro

Compartir

Compartir

Guardar Articulo

Una ruptura de cualquier tipo en una relación, con otras personas o con nuestro propio Ser, tiene casi reacciones idénticas en nuestro sistema nervioso a una herida física. Nos llenamos de tensión y generalmente acumulamos emociones como rabia, frustración, tristeza y miedo. 

El trabajo con las emociones es muy importante para que podamos abrir espacio para que nuestro corazón sane, por esta razón necesitamos permitirnos sentir nuestras emociones, expresarlas de una forma amorosa con nosotros mismos y con los demás y dejarlas ir.  Sino le damos un espacio a nuestras emociones, las reconocemos y expresamos, no podremos soltar.

Parte de ese trabajo con las emociones es también liberar la tensión acumulada en nuestro cuerpo creada por las situaciones dolorosas que hayamos experimentado. Cuándo comenzamos a liberar esta tensión, enviamos un mensaje a nuestro sistema nervioso de que podemos comenzar a movernos hacia adelante, podemos comenzar a dejar atrás el dolor. 

Dejar atrás el dolor nos abre la puerta al perdón, a poder liberar a los demás y liberarnos a nosotros mismos de el peso de esas situaciones que no nos están dejando avanzar, nos permite comenzar a ver las situaciones difíciles de una nueva manera, con mayor gratitud y mayor confianza en la vida.  Dejar el dolor atrás nos permite abrirnos a nuevas posibilidades. 

“Podemos aceptar que incluso los momentos más difíciles son lecciones divinas que nos guían de nuevo al amor” - Gaby Bernstein  

¿Tienes alguna (s) herida (s) que sanar?

Te invito a unirte al reto online de 11 días para comenzar a sanar heridas emocionales, liberar tensión acumulada y traer calma a la mente y al corazón.
Será del 15 al 25 de octubre.

Más información en https://www.susanacastro.com.co/retocorazon