¿El agua de piña adelgaza?

Sanacomilona

Compartir

Compartir

Guardar Articulo

Seguro has leído por ahí que el agua de piña adelgaza o que ayuda a desintoxicar el cuerpo. Probablemente también habrás oído que ningún alimento por sí solo puede tener un efecto tan poderoso como para hacerte adelgazar o limpiar el cuerpo.

Yo me inclino por la segunda afirmación. El cuerpo funciona de una manera muy compleja, como para que un alimento logre un efecto tan poderoso en el cuerpo. En el caso de la desintoxicación, el cuerpo tiene una serie de órganos que trabajan especialmente en esa tarea, de manera que un alimento no es capaz de hacer un barrido de toxinas como si se tratara de una aspiradora o algo parecido. Es decir, ningún alimento es indispensable para el cuerpo, pero los nutrientes sí lo son. En ese sentido, nuestro objetivo debe ser consumir la mayor cantidad de nutrientes a través de una dieta balanceada para poder apoyar a nuestro cuerpo en sus diferentes funcionamientos.

Yo preparo y tomo agua de piña a menudo. Me encanta su sabor, me ayuda a hidratar mi cuerpo, me aporta uno que otro nutriente adicional (según lo que le agregue) y de paso, con este tipo de preparaciones reduzco el desperdicio de alimentos en mi cocina. Este último no es un tema menor, ya que a diario en el mundo se desperdician y se desechan demasiados alimentos.

Hace un tiempo, me di cuenta que al pelar la piña quedaba aún mucha fruta adherida a la cáscara que terminaría siendo desechada. Si bien, llevaba ya mucho tiempo compostando en mi casa y de alguna manera devolviendo todos esos nutrientes al suelo, igual me daba lástima, estar desperdiciando algo de alimento que podía ser aprovechado por mí de otro modo. 

Comencé a preparar infusiones con agua de piña y a variar sus sabores con otras frutas, hierbas y especies. El resultado fue fantástico, no solo por que comencé a variar en sabores, sino que comencé a agregar propiedades diferentes a las infusiones. Sospecho que la fama adelgazante que tiene la piña puede deberse a que contiene una gran cantidad de propiedades tales como ser fuente de bromelina, que es una enzima que ayuda en la digestión mejorando la asimilación de los aminoácidos, deshaciendo las proteínas.  El agua de piña además es muy versátil, ya que se deja mezclar con otras hierbas y especies, lo cual permite crear bebidas que se podrían clasificar como elixires. 

Por ejemplo, si durante la preparación agrego jengibre, estoy ayudando a aliviar el tracto digestivo mitigando la inflamación o síntomas de resfriados y alergias. También es una maravilla para calmar náuseas. Si agrego canela, ayudo a balancear el azúcar en la sangre. Si agrego cúrcuma, la reina de la cocina y adorada en la India por sus propiedades purificadoras, puedo ayudar a eliminar la inflamación o beneficiarme de sus propiedades antiséptica. En fin, las posibilidades son muchas y los beneficios también. Recuerda, no hay alimento mágico, es el balance de nutrientes que te ayudan a mantenerte bello por dentro y por fuera.

A continuación, te dejo la receta de como yo preparo mis infusiones a base de cáscara de piña con hierbas. En este caso emplearé el romero, hierba que me tiene cautivada por estos tiempos.

Ingredientes:

Cáscara de 1 piña incluyendo el corazón

2 litros de agua aprox.

1 o 2 ramitas de romero fresco

1 o 2 astillas de canela

1 dedo de jengibre rallado o cortado en pedacitos

Vinagre (opcional)

Instrucciones:

Lavar muy bien la cáscara de la piña, ojalá con la ayuda de un cepillo o incluso sumergiendo en un poco de vinagre para ayudar a eliminar residuos de bacterias o pesticidas. Si optas por sumergir las cáscaras en vinagre, debes sumergir las cáscaras por 20 a 30 minutos en una olla con agua y un chorrito (1 o 2 cucharadas) de vinagre. Una vez transcurrido el tiempo, lavar nuevamente con agua.

Pelar, rallar o picar el jengibre.

En una olla, agregar el agua, la cáscara de piña, el corazón y el jengibre y calentar a fuego medio hasta que hierva. Tapar la olla y dejar cocinar durante unos 15 minutos. Al cabo del tiempo, agregar las ramitas del romero y la canela, tapar nuevamente y dejar cocinar a fuego bajo por unos 15 minutos más. Apagar el fuego y dejar enfriar. Colar y envasar en una botella o jarra de vidrio preferiblemente y conservar en la nevera hasta por tres días. 

Nota: Esta infusión se puede consumir fría como bebida refrescante o caliente como bebida reconfortante.

Fotografía: EnginAkyurt 

 

Comentarios:


X

Si te gusto el artículo o quieres leerlo después haz clic en el corazón (Guardar Artículo)