Los mejores tips para enamórate de tus estrías

Compartir

Compartir

Guardar Artículo

¿Alguna vez has deseado tener otro cuerpo? o ¿Has deseado no tener estrias ni ese gordito que tanto te incomoda? Es normal, muchas veces no nos damos cuenta de la mujer tan hermosa que somos, nos fijamos en las demás y lo que quisiéramos cambiar de nosotras mismas. Las estrías se han convertido en un factor de inseguridades, ¿Por qué? Por la sociedad y su prototipo de belleza perfecta sin ningúna marca o mancha. Queremos romper ese estigma y gritar al mundo ¡FALSO!  Aceptemos nuestro cuerpo tal y como es. Te traemos los mejores tips para que empieces a notar esa belleza en ti y a amar esas estrías perfectas. 
 


También te puede interesar: ¿QUÉ ES BODY POSITIVE?


Aprendamos a amarnos y abrazar nuestro cuerpo agradeciendo cada centímetro de imperfecciones tan perfectas que nos regaló el universo. Nos hemos dejado afectar y dañar profundamente hasta el punto de querer esconder las estrías. Seamos realistas, ¡Estamos en otra era! La época de escondernos definitivamente ya quedó atrás, ahora debes conectar con el amor propio, la aceptación y empatía con nosotras mismas. Queremos que entiendas de raíz por qué es momento de empezar a amar tus estrías. ¿Qué son? Son unas líneas largas y delgadas en la piel que aparecen cuando esta se estira. Podríamos decir que son marcas que nuestro mismo crecimiento nos ha dejado o también cuando estamos creando vida, en el embarazo. 

 


Nada más espectacular que esto, ¿Por qué sentir vergüenza de lo que te ha transformado a ti como mujer o el crear una vida dentro de ti? Son parte de nosotras, por el contrario, hay que sentirnos orgullosas. Seamos sinceras, no es justo que por ser mujer y tener estrías eso nos haga sentir menos y bajen nuestra autoestima. ¡Hasta los hombres tienen! Es un proceso natural de crecimiento del ser humano que en ocasiones salen a relucir en nosotras. 
 

Solo tienes un cuerpo. Gracias al cuerpo que tenemos y que nos regaló la vida, tenemos la oportunidad de hacer lo que queramos, viajar, comer, disfrutar con amigos y familiares, hacer ejercicio, movernos de un lado a otro sin ningún problema. Es lo que siempre vamos a tener hasta nuestro último día, lo que nos acompaña todo el tiempo y nos permite disfrutar de los placeres del mundo. Amalo y agradecele, nuestro cuerpo es nuestro templo. 

 

No más comparaciones. Todas somos diferentes, con cuerpos diferentes y realmente no hay nadie que establezca cuál es el cuerpo perfecto, solo nosotras mismas. Lo único que vas a generar en ti al estar comparandote son inseguridades. 

 

El cambio en tu vida. Crees realmente ¿Si tu cuerpo fuera diferente tu vida también lo sería? Tus amigos y familiares van a seguir siendo los mismos, tus gustos y deseos también. Una marca, una mancha, una línea no va a hacer la diferencia. 


Respeto. Empieza a respetar el templo que tienes, respetate a ti misma. Se agradecida que tienes un cuerpo completo, que te puedes mover y hacer lo que quieras gracias a este. Te vas a dar cuenta que tu calidad de vida va a cambiar en un 100%, la forma como te desenvuelvas con los demás, como actúes y así mismo van a notar ese cambio positivo en ti. 


Tu cuerpo es una máquina perfecta, tiene 600 músculos y 200 huesos. Trabajan todos los días a toda hora para mantenerte viva y respirando. ¿No te parece suficiente? ¡Amate, eres una mujer perfecta! 


 

Portada: Mikzazon

Comentarios:


X

Si te gusto el artículo o quieres leerlo después haz clic en el corazón (Guardar Artículo)