Descubre por qué no te sientes cómoda en el sexo

Leidy Constanza Montoya

Compartir

Compartir

Guardar Artículo

No es normal sentirte incomoda en el sexo; existen diferentes factores que nos lleva a esta situacion, ya sea el no sentirte conforme con tu cuerpo, pensar que no le vas a dar placer a esa persona, no te sientes comoda al hablar con tu pareja sexual, no eres capaz de decir no, entre otras. Soy Leidy Constanza Montoya, psicóloga, especialista en sensibilización y manejo de grupos, y sexoterapeuta de Boston Medical Group. Quiero que entiendas estos factores que no te hacen sentir al 100% y darte algunos consejos para que logres llevarlos de la mejor forma. 
 

No te presiones, el ejercicio de la sexualidad, de compartirnos con cada quien, es todo un proceso de descubrirnos. No siempre a todas las personas les gusta igual, cuando tenemos nuevas parejas volvemos nuevamente a tener este tipo de dudas y requerir tener una comunicación abierta preguntándote ¿Te gusta? ¿Qué no te gusta? ¿Cuáles son tus fantasías? Intentando hacer algún tipo de estimulación, pero al mismo tiempo preguntando cómo te gustaría recibirlo: mueve mis manos o dime como te gustaria. No basta con solamente leer tips en internet, porque cada persona es diferente y precisamente no a todas les gusta lo mismo que vemos en internet. Acá la tarea es la comunicación, la apertura que tengas con la persona, que te permitas conocer sus gustos pero también ante todo que tu lo disfrutes. 


Si te cuesta hablar con tu pareja sobre que te gusta y que no, no te sientas culpable. Desafortunadamente, estamos en una cultura y sociedad en la que se nos cohibe durante toda nuestra vida, y nos dicen que no es adecuado ni siquiera permitirnos sentir placer, desearlo o tener fantasías. Hay una gran carga de culpa y de sentirnos inadecuadas al hablar acerca de lo que nos gusta. ¡No te preocupes! Es muy importante que lo hagas, puedes empezar a hacerlo de manera paulatina, por ejemplo: partir en preguntarle a tu pareja que le gusta y permitirte a ti poco a poco hacerlo. No es necesario que en el momento justo del sexo, aunque seria tambien lo ideal, para que lo estuvieras guiando en lo que esta haciendo. Pero si no te sientes capaz de hacerlo en el momento, puedes hacerlo antes o en algún momento que tengas la oportunidad y estés con tu pareja para ir poco a poco expresando tus deseos y gustos que tienes. Tienes todo el derecho de decir lo que deseas, empoderate del mismo hablando. Ten en cuenta que también es muy valido un “No sé”, pero quiero descubrirlo ya sea por mi misma o hacerlo en pareja.  

Básicamente el decir no, o comentarle que te está doliendo, no es exclusivo del momento erotico, esto es algo que tenemos que aplicar en cualquier momento de la relación con cualquier tipo de dinámica. Ya sea con la forma que algo se desarrolla en lo cotidiano, con los límites que establecemos. En la medida que te vayas empoderando con ese signo de “No quiero” o “Quisiera que se dieran las cosas de otra forma”, va a ser más fácil que lo puedas hacer en el momento erótico. Pero, si ya estas sintiendo dolor hay que decirlo, no tenemos por que aguantar dolor, no tienes por que estar sufirendo el sexo por temor a que la otra persona se moleste. Muchas veces es más nuestro imaginario de que la otra persona se va a molestar que el que realmente suceda. Regularmente si hablamos de que algo nos está doliendo o incomodando, y nuestra pareja directamente respeta eso, fortalecemos la relación. Si detectamos que efectivamente hay una respuesta violenta, o no hay aceptacion con respecto a nuestro dolor, es un red flag para revisar si solamente pasa en el sexo o tambien en la vida cotidiana, por que podrias estar viviendo diferentes formas de violencia. Si estás en esa situación, es importante identificarlo y poco a poco buscar ayuda al respecto. 


Debes tener en cuenta que la comunicación asertiva, en un decir no, no me gusta, no me agrada, no me siento tan segura, o si tienes dudas de la práctica que te está pidiendo hacer para informarte sobre los riesgos o no de ellos y así mismo valorar si entonces es lo que quieres hacer. Si es un no, definitivamente se tiene que respetar ese no. Si hay algunas situaciones que quieres probar, te lo puedes permitir, pero siempre aclarando que cada una de las prácticas eróticas tienen que ser de manera consensuada, que si en cualquier momento no te sientes cómoda, puedes decir que no y es totalmente válido. 


Cuando ya son factores físicos o emocionales sobre alcanzar el placer o darle placer al otro, lo que genera esta inseguridad es más normal de lo que tu crees. Regularmente si tienes una conversación con varias mujeres te vas a poder dar cuenta que la gran mayoría no disfrutan de solo este entrar y salir en el sexo, sino que disfrutan muchisimo mas de todas las otras formas ya sean besos, caricias o estimulación oral, ya que son formas mucho mas externas, especificamente mas hacia nuestro clitoris y muchisimas mas probabilidad de experimentar el orgasmo. Si no te gusta o no te genera placer la sola penetración, no hay porque sentirte mal o “rara”. 

 

La penetración no precisamente para todas las personas genera un nivel de placer, ya que no tenemos tantas terminaciones nerviosas en esta zona. Por eso, no eres rara, es mucho más común de lo que crees, recuerda que la vagina es un canal de parto. Entonces tener tantas terminaciones nerviosas en esta zona no es muy funcional. 

 

Es muy improtante que sepas que en el momento si tienes relaciones sexuales no todas las personas pueden experimentar el orgasmo con la penetración, más o menos 7 u 8 de cada 10 requieren estimulación de su clítoris mientras reciben la penetración para poder experimentar. Date tu tiempo de conocer tu cuerpo, de darte placer a ti misma por que te lo mereces y también de hacerlo mientras estás en un momento compartido con alguien. Esto también es un miedo que va de la mano con nuestra inseguridad, con respecto tal vez a nuestra poca experiencia o a tener expectativas muy altas sobre lo que según tú misma estás esperando hacer o cumplir. 

 

Dar placer tiene que partir desde lo que yo identifique, primero, qué me genera placer a mi, tanto recibir, como poco a poco descubrir en este dar. Cualquier cosa que yo haga, pero también disfrute hacerle a la otra persona automáticamente va a generar placer. Por ejemplo, si voy a hacer una práctica oral hacia la persona y a mi me gusta hacerlo, así no tenga mucha experiencia, directamente ese placer lo va a recibir, se va a dar cuenta esa persona y ya va a ser placentero por sí mismo. Si sigues con dificultades, a pesar que lo intentas y no lo logras, es importante que busques ayuda terapéutica porque pueden haber factores que te están bloqueando y no fluyas en el placer. 

El último factor que voy a tocar es la inseguridad más grande que generalmente todas las mujeres hemos tenido en algún momento. Estamos en una sociedad en la que los estereotipos de formas en cuerpos, en especial hacia nosotras, son muy exigentes y en la mayoría de los casos inalcanzables. Esto hace que todo el tiempo nos estemos comparando con nuestros ideales de belleza y por lo tanto tengamos inseguridad de mostrarlo. Esto hace que rechacemos el contacto, el que nos vean, nos toquen, nos besen, esos lugares que no he aceptado.


En estos casos es importante resignificar estas partes del cuerpo con las que tienes conflictos para darte cuenta que independientemente como se vean vas a tener la capacidad de sentir placer. Si hay cosas que puedes hacer para mejorarlas, hazlo. Si hay cosas que no directamente va esta relación que tu tengas con tu cuerpo, mejorar tu autoimagen y si es necesario, ir a terapia psicológica para trabajarlo. De la mano con que tanto están pidiendo no solo la parte erótica, sino qué tipo de actividades de tu vida cotidiana. Trabajar en ti, darte cuenta que tienes derecho a sentir placer independientemente de cómo te veas, es lo más importante. Ten presente que si a ti no te gusta como te ves, va a ser un obstáculo para compartirte y recibir de muchas formas estímulos de placer con la persona con la que decidas estar


No te sugestiones con el sentir placer o darle placer a alguien más, trabaja en ti, eres el proyecto más grande y valioso que vas a tener en tu vida. Empieza por conocerte a ti para conocer a los demás, pero tampoco te sientas mal por estar en ese proceso de exploración. Si necesitas ayuda o asesoría sobre algún tema de estos, me puedes encontrar en Instagram como @sexologa_leidy

 

 

Portada: We Vibe 
 

Comentarios:


X

Si te gusto el artículo o quieres leerlo después haz clic en el corazón (Guardar Artículo)