Tips para mantener sana y hermosa a tu mascota PARTE 1

SANROQUE

Compartir

Compartir

Guardar Articulo

Tener una mascota nos trae mucha felicidad, pero también conlleva una gran responsabilidad. Piensa por un momento; tú te lavas los dientes 3 veces al día, te bañas 1 vez por día, cuidas tu pelo (lo lavas, lo cepillas, te pones tratamientos…) ¿por qué pensar que nuestras mascotas son diferentes? Parte de su cuidado consiste en mantener una rutina de higiene en casa, por eso ¡te traemos los siguientes tips!

Hoy hablaremos del cepillado.

Independiente de si su pelo es largo o corto, es importante que cepilles el pelo de tu mascota preferiblemente a diario o al menos una vez por semana. Cepillar su pelo removerá el pelo muerto y suciedad, evitará irritaciones de piel y que se le formen nudos, disminuirá la caída y malos olores, ayudará a que luzca brillante al distribuir los aceites naturales de su piel, además de activar la circulación y fortalecer los folículos. Existen cepillos, herramientas y productos de cosmética especiales para cada tipo de manto (pelo) que puedes encontrar en el mercado con facilidad. 

En el caso de los mantos largos, su mantenimiento es más exigente. El error más común es cepillarlos de manera superficial y cuando vas a la peluquería te encuentras con la respuesta de que hay que raparlo o te toca pagar un valor adicional porque está repleto de nudos, sobre todo en las paticas. La clave del éxito está en cepillar por áreas y capas y después con una peinilla de dientes largos que te permita llegar a la raíz y verificar que en efecto se han eliminado los nudos. Asimismo, puedes usar tónicos desenredantes y aplicarlos sobre las zonas más enredadas. 

Los perros con doble manto (golden retriever, border collie, samoyedo, pastor alemán, entre otros), generalmente mudan de pelo dos veces al año, aunque en países sin estaciones este patrón no tiende a cumplirse. Puedes complementar el cepillado con el deslanado, que le ayudará en su proceso de muda removiendo ese pelo que tiene un aspecto lanoso/algodonoso y opaco. Ten cuidado al   excederte deslanándolo, podrías ocasionar un cambio desfavorable en la textura del pelo. Es recomendable que el deslanado lo hagas máximo una vez al mes y preferiblemente no lo hagas en el pecho. 

En los mantos cortos, tendemos a pensar que no es necesario cepillarlos. De hecho, pueden botar más pelo y es mucho más difícil quitarlos de la ropa, sofás, carro, etc. Sino cuentas con un cepillo, despreocúpate, tenemos un secreto infalible: ¡guantes de látex o los de cocina! Sólo debes ponértelos y frotar con tus manos todo su cuerpo en sentido del crecimiento del pelo.

Al elegir el cepillo adecuado para tu mascota, ten en cuenta que no todos los pelos son iguales. Aquí te van algunos de los más comunes:


Carda. Se caracterizan por tener púas metálicas y anguladas, de modo que entren en el pelo pero no hasta la piel. Aunque debes medir la energía con la que lo cepillas porque podrías rasguñar o irritar su piel. Entre más espesa sea su capa de pelo, más largos deberán ser sus dientes. Sirve para remover nudos y pelo muerto, sobre todo ese que tiene una textura lanosa y opaca. ¡Ojo! Para los gatos y cachorros elige una carda de dientes suaves y/o con las puntas recubiertas para no lacerar su piel.

 

Cepillo de cerdas. Funciona en todo tipo pelos, ya que elimina pelo muerto y polvo o tierra, haciendo que luzca muy brillante. En pelajes largos ayuda a controlar la estática, sin embargo no te permitirá deshacer nudos ni llegar a la raíz del pelo. En pelos cortos es top!

Cepillo de alfileres o pin brush. Por su tipo de diente, funciona muy bien para desenredar pelos sedosos o delgados (yorkshire, bichón, shih tzu, lhasa apso) sin riesgo de reventarlo. Para otro tipo de pelajes o nudos difíciles no será tan efectivo porque no ayudará a remover pelo muerto. 

Guante de goma. Sirve para masajear la piel, estimular la producción de aceites de su piel y remover el pelo muerto y suciedad. Ideal para pelos cortos y pieles sensibles. Para mantos largos o de doble capa será necesario complementar con otros cepillos. No te servirá si tiene nudos. También puedes usarlo durante el baño.

Cepillo escarpidor. Más conocido como FURminator, es muy efectivo retirando fácilmente pelo muerto, reduce su caída y proporciona máximo brillo y suavidad. Lo puedes encontrar para todo tipo de pelajes, siendo ideal para pelos cortos. Si tienes un gatico será muy recomendable que tengas uno en casa.

 

Deslanador. Es para perros de doble capa y está diseñado para eliminar el pelo muerto que se encuentra bajo el manto superior o subpelo, que tiene una textura opaca y lanosa. Siempre deberás usarlo después de haber preparado el pelo con una carda y que no tenga nudos, de modo que el deslanador se deslice fácilmente. Recuerda estirar o templar la piel hacia arriba para no generarle incomodidad. Úsalo máximo una vez al mes para no dañar la textura del pelo. En las nalguitas si puedes usarlo con más frecuencia. Nunca lo uses en el pecho.

Vinagre y bicarbonato. Para evitar malos olores en su cuerpo y conservar brillante su pelo, sumerge y luego exprime una toalla en una ponchera con agua, un chorrito de vinagre y una cucharadita de bicarbonato; luego limpia todo su cuerpo y repite cuantas veces consideres necesario. Este proceso puedes realizarlo diariamente y es ideal cuando regresa húmedo y/o sucio de la calle.