Los diferentes tipos de estrés y cómo nos afectan

Sol Buscio

Compartir

Compartir

Guardar Artículo

Se que la enfermedad de este siglo y la que más prevalece es el estrés. Me he encontrado con muchas mujeres que siempre me preguntan lo mismo, ¿Cómo hago para calmar mi estrés? Mi nombre es Sol Buscio, soy licenciada en psicología, especializada en psicología clínica de adolescentes y adultos; y vengo a explicarte los diferentes tipos de estrés que hay, cómo nos puede afectar y algunas técnicas para que aprendas a manejarlo. 
 

Empecemos por analizar ¿Qué es lo que nos genera estrés? Primero, tenemos que entender que cada persona es un mundo aparte y cada persona recibe las vivencias y las situaciones externas, las percibe y las vive de manera distinta. Por lo tanto, cuando hablamos de estrés no podemos hablar de que algo nos genera estrés a todos por igual, porque la realidad es que algo que me puede estresar a mi puede que en vos no genere lo mismo o no genera nada. 

Los factores que nos pueden llevar a estresarnos pueden ser a partir de crisis vitales, la llegada de un hijo, situaciones en relación al ámbito laboral, la pareja, familia, el entorno social, cuestiones académicas que pueden llevar a la persona a entrar en un estado de estrés. Entonces, cuando hablamos de estrés hablamos de que hay una cuestión subjetiva que la persona recibe del mundo externo, que viene a alterar todo el sistema nervioso de la persona y que va a impactar de manera diferente en cada ser humano. Aunque, también tengamos en cuenta que hay situaciones típicas generales que pueden generar estrés como una mudanza, un examen de la universidad, una situación traumática, hasta problemas en la economía del país, o problemas de razón social, exceso de trabajo, entre otras. 

Cuando hablamos de estrés sabemos que existen distintos tipos, el más común es el estrés agudo, es el que se genera a partir de un evento externo en un momento puntual, con un inicio y fin. Es el más común porque podemos decir que es el estrés que se genera por ejemplo cuando pensamos que la otra semana tenemos parcial. El estrés crónico que es el que se prolonga en el tiempo y termina dejando secuelas a raíz del inicio del estrés; termina impactando no solo a nivel psicológico, sino también a nivel fisiológico. Podemos hablar de un tercer estrés, que es el estrés postraumático, surge y nace a raíz de un trauma, una experiencia traumática para la persona, un hecho donde no hubo preparación. Generalmente cuando empezamos a tener síntomas de ansiedad, angustia y demás, empiezan a aparecer de manera anticipatoria para poder de alguna manera enfrentar la situación o huir de esa situación. En este caso, como no hay una preparación previa y este estrés aparece justamente en un evento donde no era esperado gracias a una situación traumática. 

 

También te puede interesar: 5 EJERCICIOS PARA CONTROLAR EL ESTRÉS

 

Pero, ¿Cómo nos afecta este estrés? Desde ya va a ser diferente, como mencione anteriormente en cada persona, pero algo que es super importante de saber es que el cuerpo muchas veces habla lo que la mente no expresa. Cuando estamos vivenciando estrés nos impacta tanto a nivel físico como a nivel psicológico y emocional. También pasa, que por seguir en piloto automático o una de las consecuencias que se dan a raíz de esto es negarlo y seguir y seguir y seguir; ahí es cuando el cuerpo habla, lo que la mente no procesa y nos pueden llegar a traer un montón de consecuencias no solo a nivel psicológico sino a nivel físico. Se hicieron estudios y se sabe que hay muchas enfermedades que están conectadas con todo el proceso psicológico y emocional. Esta es la principal cuestión que hay que tener en cuenta y ser conscientes de lo que vivimos, cómo lo vivimos y cómo queremos vivir porque tenemos que cuidarnos tanto a nivel físico como a nivel emocional y psicológico para poder llevar una vida plena, y cuidarnos desde “somos un ser integral”; todo se integra y todo se conecta. Si cuidamos solamente una parte y no la otra, no estamos cuidando el todo; tenemos que aprender a escucharnos, reconocernos y saber cuándo tenemos que parar y poder tener una vida saludable. 

Para combatir el estrés tenemos que empezar por reconocer qué nos está generando estrés y por eso, es tan importante el generar consciencia de qué es lo que está haciendo que yo me sienta de esta manera y poder generar un cambio para convertir esos eventos externos o situaciones más adaptativas y que no nos impactan tanto a nivel mental y físico. Lo primero es tomar conciencia y saber que sí solos no podemos, tenemos que acudir a profesionales de salud mental como los psicólogos y psicólogas que pueden ayudarnos en todo este proceso de poder encontrar una manera y generar mayor bienestar en nuestro día a día. Debes aprender a escucharte, escuchar lo que te está pasando, escuchar lo que el cuerpo te está diciendo, escuchar lo que la mente te está diciendo, PARA Y ESCUCHATE. Es necesario hacer un alto, una pausa para poder conocernos y entender que hay algo que no está funcionando bien; identificar de dónde viene y escribirlo ¿Qué me está pasando? ¿Por qué me estoy sintiendo así? 

Podemos tratar de incluir en nuestro día a día actividades que nos generan placer y bienestar, hacer actividad física, salir a caminar, si te gusta cocinar, cocinar; si te gusta pintar, pinta; todo lo que tenga que ver con el autocuidado, busca actividades que tengan relación con eso. Otra de las cosas super importantes que podemos incluir es alimentarnos bien, aprender a comer de manera saludable y no significa hacer una dieta, es tener todos los nutrientes e incorporar toda la comida necesaria para nuestro metabolismo y nuestra salud. 

Otra técnica que suelo recomendar mucho es meditar, tomense minutos, es una práctica, no es algo que se aprende de un día a otro; cuesta mucho pero es algo super necesario tómate 15 minutos, 5 minutos y empieza a poner en práctica la meditación para intentar parar la cabeza porque muchas de las veces lo que pasa es que la cabeza nos va a mil. La meditación es una herramienta que nos puede ayudar muchísimo a nivel integral a poder trabajar y combatir el estrés. También, puedes fortalecer más los vínculos sociales y acercarte más a eso que estás dejando a un lado porque te sientes así. El poder encontrar personas que nos sirvan de sostén, donde podamos apoyarnos, encontrarnos y sentirnos tranquilos; somos seres sociales, no te aisles, necesitamos de nuestra familia, amigos, parejas, donde te sientas más cómoda y en paz, ahí es. 
 

Si necesitas algún tipo de asesoría me puedes encontrar en Instagram como @psico.solb. Recuerda… ¡No estás sola! 

 

 

 

Portada: Kool Shooters

Comentarios:


X

Si te gusto el artículo o quieres leerlo después haz clic en el corazón (Guardar Artículo)